Berger defendió urgencia para Chile de establecer un Estatuto Antártico

Recientes reclamaciones limítrofes en el orbe justificarían la necesidad nacional de delimitar y validar internacionalmente su soberanía en el continente helado. dijo el parlamentario

Partidario de establecer con urgencia un Estatuto Antártico que vele internacionalmente por la soberanía nacional en el continente blanco, se manifestó esta mañana el diputado de la comisión de gobierno interior de la cámara Baja, Bernardo Berger (RN).

El tema, con discusión inmediata, forma parte de la tabla de proyectos con urgencia para esta semana en Valparaíso, atraviesa su tercer trámite legislativo, luego que fuera ingresado en 2014 al Congreso Nacional para regular los alcances multilaterales de la presencia chilena en territorio antártico.

“La aprobación de este Estatuto es urgente e imperiosa. Las recientes reclamaciones de Australia y nuestra hermana nación Argentina, junto con la pugna entre el Derecho del Mar y el Tratado Antártico de 1959, están comenzando a dar paso a un escenario bastante incierto, del cual Chile debe ser capaz de tener posición concreta, pronunciamiento jurídico y estructura político administrativa reconocida exteriormente”, sostuvo.

A ello, Berger sumó “las controvertidas pretensiones de China, que a causa de su propia y extraña interpretación del Derecho del Mar, también la han puesto en disputa con todos los estados ribereños particularmente con aquellos del Pacífico Occidental, situación que complica aún más las cosas y nos están poniendo en un escenario preocupante”.

De ahí que para el legislador de ChileVamos “es hora de darle una tramitación urgente y expedita a este instrumento jurídico, ya que al parecer y en vista de los recientes acontecimientos, no se está respetando el statu quo vigente desde 1961 que se originó con el Tratado Antártico, y pareciera que más bien se está dando una relevancia mayor a la normativa de la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar”.

Si bien no existen plazos perentorios para que el país presente ante el organismo internacional la delimitación de su soberanía submarina en el Mar Austral y la Antártica, “y aun cuando (la ONU) no es un tribunal internacional y no tiene competencia para pronunciarse sobre la situación de espacios en los que se verifican reclamos territoriales superpuestos, pareciera que está siendo una instancia importante en la cual no debemos estar ausentes”.